Presentación de la letra E

Siempre me ha gustado escribir y nunca había tenido el tiempo suficiente para hacerlo con una cierta tranquilidad y serenidad. Cuando empecé a jubilarme (lo estoy haciendo de una forma suave, larga y progresiva) mi intención fue dedicar a la escritura una buena parte del tiempo que pensaba iba a tener libre.

La primera pregunta fue: ¿sobre que escribir? Inicialmente tenía en la mente diversas ideas, bastante dispersas y poco a poco me fui inclinando por escribir sobre temas o conceptos de los que tuviera suficientes conocimientos y experiencia como para poder aportar a alguien, alguna idea nueva de la que pudiera obtener algún provecho.

La intención fue escribir artículos cortos, divulgativos, al alcance de todo el mundo, sobre temáticas psicológicas y que hicieran referencia, más o menos directamente, al comportamiento humano.

Aparte de reflejar mi forma de pensar, el objetivo de fondo de todos los escritos ha sido plantear ideas o sugerencias que, sin dar consejos, pudieran mejorar aspectos de la vida de las personas.

El modesto libro “La letra E” contiene los siguientes diez primeros artículos:

La Empatía

La Exageración

La Endogamia

El Equilibrio

La Excelencia

El Entusiasmo

La Ecología Emocional

El Eclecticismo

El Esfuerzo – 1

El Esfuerzo – 2

Unos han sido publicados en alguna revista y otros, no. Alguno ha tenido más suerte y me consta que se utiliza como material formativo en algunas grandes empresas.

Todos tienen cosas en común, una de ellas -la principal- es la temática, como ya se ha dicho, y otra -la secundaria- es que todos los artículos empiezan con la letra “e”.

La verdad es que la idea principal no contemplaba esta característica, sino que surgió posteriormente. Una vez escrito el primero (sobre la empatía), quería trabajar el tema de la endogamia, pero apareció una cierta necesidad de escribir antes sobre la exageración. O sea que de golpe tuve entre las manos tres conceptos que empezaban con la letra “e” y un día decidí hacer una auto-tormenta de cerebros, o sea conmigo mismo, y la conclusión que obtuve fue que el tema daba bastante de sí y que podía tener una cierta continuidad.

También he de confesar que con la letra “e” siempre he tenido una fuerte y especial relación de amor. ¡Me gusta la letra “e”!  Y es que en mi apellido tengo 3.

Para dar más claridad a las exposiciones o para poner ejemplos más ilustrativos, no he dudado en los momentos que he creído era necesario, hacer un “copiar-pegar” de otros textos, tanto de pensadores actuales como anteriores, en especial de los griegos i de los romanos por los que tengo una especial predilección.

Una idea que aparece en algunos de los artículos y que repito ahora es que si sólo “una” persona encuentra algún motivo para pensar o reflexionar sobre su vida o se plantea hacer en ella algún cambio, ya habrá valido la pena el trabajo hecho.

JORDI ESTELLER

RRRLetra E

Agradecimiento y dedicatoria

Ha colaborado en este trabajo, el equipo familiar más cercano que tengo: Neus, Anna, Gemma y Dani.

El primer vistazo a los escritos siempre lo da Neus, ella es la que pasa el primer “cepillo”, ortográfico y de comprensión. Desde el punto de vista técnico la opinión de Anna es del todo imprescindible, la forma de comunicar y la coherencia interna de los textos. A Gemma le toca la gramática, buscando las mejores formas de expresión de las ideas y a Dani le corresponde resolver las peleas que con frecuencia tengo con el ordenador, que no siempre resultan fáciles.

No siempre nos ponemos de acuerdo, pero las discusiones siempre son enriquecedoras, al menos para mí.

A ellos les agradezco su colaboración y, con ilusión, les dedico estos modestos artículos.

Barcelona, Julio del 2013

This post is also available in: Catalán

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *